Esta vez no hay “primeras impresiones”, vamos a ir directos a la reseña. Tenía tantas ganas de este juego que decidí gastar algunos días de vacaciones para poder jugarlo cuanto antes. Mira que me temía que, con el hype que tenía, el juego acabara decepcionándome, pero al final el juego me ha sorprendido gratamente. En BioWare han intentado arreglar los problemas del primer juego y, aunque el resultado no ha sido perfecto, para mi, los pros superan a los contras.

El mayor defecto, sin duda, del primer Mass Effect es que las misiones secundarias sucedían en 3 escenarios, la mina/cueva y un par de bases genéricas. En esta segunda parte, hay muy pocas misiones secundarias aleatorias y mucho del peso de las side-quest son las llamadas “misiones de lealtad”. Cada personaje de nuestro equipo nos ofrece una misión, bastante elaborada y que transcurre en un planeta/escenario a medida y con el que conoceremos más acerca del trasfondo del personaje. Este cambio, me parece un paso adelante, ya reduce mucho la sensación de estar jugando un relleno.

También se ha cambiado la obligación de llevar un técnico en el grupo para hackear, orientando esa vertiente más hacia el combate (lo cual no es necesariamente malo) y se ha sustituido por unos mini-juegos de pirateo a la BioShock. Y, al igual que en BioShock, los minijuegos son bastante simplones. Para mi el mayor problema de estos juegos es que han abusado de ellos, y muchas veces la recompensa no justifica el tedio que representan (al menos para mi que importé el personaje y empecé con cien mil creditos).

El otro gran cambio ha sido la eliminación del Mako y la exploración planetaria, cambiandolo por otro mini-juego de escanear planetas. Aunque el coche y los terrenos aleatorios eran bastante rollo, y además consumía muchisimo tiempo, esto también es una tarea tirando a aburrida, así que en este aspecto nos hemos quedado más o menos en el mismo sitio.

A nivel de juego, se ha simplificado bastante el contenido rolero, reduciendo el numero de habilidades y posibilidad de personalización y se ha mejorado ligeramente el sistema de coberturas. En este sentido, creo que se ha tomado una opción consecuente con el ambiente militarista del juego, aunque quizás es arriesgado porque como juego de acción, Mass Effect 2 resulta un tanto simple, aunque funciona mejor que Eat Lead, por decir otro Gears of War fallido.

En conclusión y valorando puntos positivos y negativos, creo que este Mass Effect 2 es un intento por parte de BioWare de solucionar los problemas del anterior, intentando mantener lo que gustó del primer juego y servir de puente para la tercera entrega. En ese sentido es recomendable, pero es una pena que, a diferencia de El Imperio Contraataca, esta segunda parte no tenga demasiada sustancia argumentalmente hablando. Esperaremos pacientemente a que BioWare lance Mass Effect 3, que promete ser épico, con muchísima curiosidad para ver si vuelven a cambar el pirateo y el escaneo de planetas, que tampoco ha gustado mucho en esta iteración y, como dice el dicho, a la tercera va la vencida.

Deja una Respuesta