Si el año pasado, el JRPG que me pase fue Lost Odyssey, este año he decidido darle caña a un clasicazo que nunca llegue a terminarme cuando lo jugué vía emulador: Chrono Trigger. Creo que a nadie le descubriré la existencia de este titulo, una de los mejores juegos que bajo el sello de Square, cuando todavía era Squaresoft, desarrollado por un “Dream Team” con las grandes figuras del desarrollo japones de juegos de rol de la época.

El juego ha envejecido muy bien. Quizá el aspecto más visible sea la presencia de Akira Toriyama, porque el buen hombre no es muy variado y es fácil reconocer caras de sus mangas en los personajes y enemigos del juego. Pero, a pesar de los diseños tan manidos de Toriyama, gráficamente es una lección magistral de pixel-art. Aunque a día de hoy seguro que podemos encontrar juegos con sprites más grandes o con más colores, Chrono Trigger tiene un mimo difícil de encontrar en títulos posteriores: hasta las versiones pequeñas de los personajes (las que ves cuando viajas por el mapa), de unos pocos pixels, tienen algo de animación con la expresión típica del personaje.

Jugablemente, además, Chrono Trigger se nota bastante moderno, ya que fue un juego revolucionario en su día, tanto por los múltiples finales (de los que luego comentare algo) como por el sistema de batalla, con tiempo activo y con una interesante formula basada en ataques combinados de personajes. Así que, aun jugandolo diez años después de su lanzamiento, sigue siendo muy accesible para un jugador actual.

En Chrono Trigger esta muy bien ajustado el numero de personajes, ya que, sin ser demasiados, están bastante bien balanceados entre ellos (quizá Magus esta un poco más chetado) y durante el juego los usas casi todos sin necesidad que te obliguen, ya que cada jefe necesita un u otro ataque y todos los personajes tienen un momento donde brillan especialmente. Además, suben todos de nivel, los uses o no, así que no tienes que perder tiempo sacando a pasear a los que no usas.

El combate también esta muy bien pensado, los combates son ágiles y no se hacen nada pesados. Tampoco hay demasiados encuentros por mazmorra. Además, ves a los enemigos en el mapa, con lo que, si quieres, puedes intentar evitar el encuentro. Los jefes finales, además, tienen también algunas mecánicas divertidas. Además de las usuales debilidades/resistencias elementales, como cada ataque combinado tiene su área de efecto, algunos enemigos son especialmente débiles contra algún ataque (porque puedes golpear varias zonas de su cuerpo sin darle a la que no hay que matar hasta el final).

Argumentalmente, hay quien le achaca al juego el ser bastante simplón. Es cierto que, no acaba de quedar muy claro porque el grupo de chavales, después de arreglar el desaguisado que han montado con el primer viaje temporal, deciden salvar al mundo de su destrucción mil años después. Pero quizás el guión funciona tan bien por que no se toma a si mismo demasiado en serio. Recordemos que uno de los protagonistas es una rana, otro un robot y, para rematarlo, viajan por el tiempo hablando con sus antepasados y cambiando la historia varias veces sin causar ninguna paradoja temporal.

A pesar de ese tonillo cómico de los juegos de 16 bit, tiene escenas tremendamente emocionantes. El momento en que uno de los personajes del grupo muere es increíble. O la side-quest de Lucca, cuando puedes revivir (y cambiar) un momento clave en su infancia. Esto es algo que se ha perdido, especialmente en los títulos de Square-Enix. Desde que lo petaron con Final Fantasy VII, la mayoría de J-RPG intentan ser oscuros, maduros y trascendentes, sin conseguirlo la mayoría de las veces. Estos pequeños detalles me parecen mucho más efectivos que la excesiva reiteración actual, donde cada cinco minutos se nos recuerda que tal personaje es un tio duro o que este otro esta triste porque su madre murió.

El juego me ha durado algo menos de 20 horas, consiguiendo la mayoría de armas definitivas de los personajes, y terminando el juego “por el camino largo”. No es especialmente largo para los estándares de los JRPG de hoy en día, y de hecho creo que esta duración es bastante razonable para un juego. Un detalle curioso de este juego es que, tras terminarlo te habilita un New Game+, donde mantienes el nivel y el equipo que puedes utilizar para sacar el resto de finales. Y es que, una de las gracias de este juego es que tiene 13 finales (14 en la versión de DS). Y no son finales tipo Fallout 3, combinando secuencias, sino que cada uno de los finales es diferente.

Como he comentado, he jugado la versión de Nintendo DS y no tengo demasiado de lo que quejarme, quizás solo he echado en falta un “guardado portátil” como los remakes de Final Fantasy para DS, que permita dejar el juego en cualquier momento, aunque tampoco se hace muy necesario.

La experiencia con el juego ha sido muy satisfactoria. Tanto que creo, que de ahora en adelante voy a levantarme la restricción y voy darle a algún otro JRPG más, aunque siempre con tiento, para acabarme todos los que empiece.

2 comentarios en “Chrono Trigger”

  1. Isako dice:

    CT es uno de los ejemplos donde demuestran que lo primero que hay que mimar es la jugabilidad, y el resto de apartados están para convertir un buen juego en un gran juego. La historia del título es lamentable, pero con unos gráficos cuidados, una música muy bien trabajada y, sobre todo, siendo MUY divertido de jugar, consiguen un título memorable.

    Por contra, hoy día nos tenemos que tragar decepciones como MGS4 que lo hacen al revés: la jugabilidad es lo último por lo que se preocupan. Al fin y al cabo, ¿para que quiero jugar a un videojuego? Pues para divertirme.

    Ahora me han dado ganas de volver a probarlo… Solo me hice 3 ó 5 finales… :/

  2. xavier moraga dice:

    Pues si te lanzas a jugar mas jrpg te recomiendo para la DS el etrian oddisey o el mas reciente Shin Megami Tensei Strange Journey. Este último me está enganchando de mala manera, es un dungeon crawler pero con una historia bastante interesante, lo malo es que toca importar de USA.

    El lost odyssey me queda el último DVD pero es que los combates son tan lentos que me desespera, aunque tengo ganas de ver el final.

Deja una Respuesta