Cuando se empezaron a ver partes jugables de Heavy Rain, algunos jugones de los sectores más hardcore le auguraban una recepción tanto de público como de crítica mala, ya que se le podía achacar que “no es más que una colección de QTE”. Yo, por el contrarío, estaba convencido que iba a encantar a la crítica. Y es que, es un juego que pone sus miras muy alto, aspirando a convertirse en una experiencia única que trasciende el concepto de videojuego. Parece que sus creadores aspiraban a convertirse en ese ansiado Ciudadano Kane de los videojuegos. Y, aunque no ha conseguido cambiarme la vida, si que me parece un juego muy interesante o, al menos, muy recomendable para aquellos que ya tenemos una PS3.

Heavy Rain intenta trasladar a nuestra consola la experiencia de una pelicula interactiva, un concepto bastante delicado, ya que es bastante complicado mezclar jugabilidad, control y posibilidad de decisión con los recursos propios del septimo arte. En este aspecto, creo que en Quantic Dream han acertado con la mezcla justa de cada cosa, permitiendonos influir en la historia con nuestras decisiones pero unicamente lo justo para poder trabajar la parte técnica como si de una pelicula se tratase.

Un punto muy interesante del juego, es que, para variar, no hay marines espaciales, orcos o terroristas, sino que la historia es un thriller con un tono de cine negro, donde cuatro personajes te muestran una parte de la trama. Si bien en España se ha utilizado para la publicidad la de Ethan, la de “¿hasta donde estas dispuesto a llegar por salvar a alguien a quien amas?”, la verdadera motivación, al menos para mi, ha sido saber quien es el asesino del Origami.

Y aquí es donde llegamos a mi crítica al titulo (tranquilos que no habrá spoilers), ya que creo que Heavy Rain se queda algo corto en cuanto a sus aspiraciones. Aunque posteriores re-jugadas tienen cierto interés, se quedan en curiosidades. Para mi, el juego no admite una segunda pasada ya que el argumento no encaja todo lo bien que debería en un juego de estas características. Antes de la salida se anunció un contenido descargable que podría ser muy interesante si se utiliza para sustituir escenas del juego para gente que haya acabado el juego, permitiendo que toda la trama encaje mucho mejor. Lamentablemente, al final el DLC es la secuencia del Taxidermista que se enseñó en las ferias.

Para mi, Heavy Rain ha sido una muy grata sorpresa. No esperaba nada apenas de el, ya que Fahrenheit supuso una tremenda decepción, y los videos de las secuencias jugables no me llamaban mucho la atención. Pero un fin de semana que me quedé sin plan, las buenas críticas de algunos compañeros de trabajo y estar en un centro comercial me impulsaron a tirarme a por esta experiencia. Y, aunque no creo que admita muchas re-jugadas (lo mismo si tenía razón David Cage con lo de jugarlo una vez), considero que la experiencia ha sido totalmente satisfactoria y no me arrepiento de haberlo comprado a precio completo en España (salvo por la horrorosa pegatina que le ha puesto Sony España en la contraportada).

2 comentarios en “Heavy Rain”

  1. Auron dice:

    Yo dejé de leer en cuanto pusiste «partes jugables de Heavy Rain»…

    No, qué va, leí hasta el final. Pero lo que se dice jugar, jugar, ¿no es un juego en el que se juegue mucho, no? ¿O me equivoco?

  2. corven dice:

    “Heavy Rain intenta trasladar a nuestra consola la experiencia de una pelicula interactiva”

    No lo intenta, lo hace y tal vez demasiado bien, tanto que casi es una película interactiva, para bien y para mal.

Deja una Respuesta